Contra el estrés: ¡sonríe!

Por todos es sabido que cuando nos sentimos bien solemos demostrarlo con una sonrisa. Pero ¿funciona también al revés? Es decir, ¿puede una sonrisa aumentar nuestro bienestar? Pues según un reciente estudio de la Universidad de Kansas acerca de los beneficios de distintos tipos de sonrisas sobre la salud, han llegado a la conclusión de que este gesto nos ayuda a sentirnos mejor tras episodios de estrés.

Las autoras del estudio, que se publica en la revista especializada Psychological Science, sugieren que sonreír mientras nos sometemos a ciertos estresores puede reducir la intensidad de la respuesta del cuerpo, independientemente de si la persona se siente o no feliz en verdad. Por ejemplo, una sonrisa durante un atasco nos puede evitar un mal rato al “ayudarnos a afrontar mejor la situación desde el punto de vista psicológico y a mantener el corazón más sano”, afirma Kraft.

Las sonrisas se clasifican en dos tipos: sonrisa estándar, que implica solo a los músculos situados alrededor de la boca, y la sonrisa Duchenne o genuina, que hace que también se contraigan los músculos que rodean los ojos. En experimentos con 169 universitarios, Tara Kraft y Sarah Pressman analizaron los efectos fisiológicos y psicológicos de una expresión facial neutra y de ambos tipos de sonrisas. Para ello, después de que los sujetos realizaran actividades multitarea estresantes, les pidieron que probaran a cambiar el gesto de su cara hacia un rostro sonriente y midieron su ritmo cardíaco y su sensación de estrés. Los resultados revelaron que sonreír influye en el bienestar físico, ya que la sonrisa Duchenne logró reducir la velocidad del latido cardíaco de los sujetos tras someterse a estrés mucho más que una sonrisa estándar. El semblante neutro no tuvo ningún efecto positivo.

La sonrisa beneficia a la salud y reduce el estrés, según los expertos, que afirman que la mejor forma de reducir el cortisol del estrés es sonreír. Además, la sonrisa tiene beneficios positivos para la salud, ya que el cerebro y el cuerpo están en conexión, por lo que se generan endorfinas y serotonina que hacen gozar de una mejor salud.  La gente que más sonríe suele ser la más satisfecha con la vida y también está directamente relacionado con la longevidad, la estabilidad en las relaciones de pareja, e incluso, con la productividad en el trabajo.

Sonrisas Duchenne contra el estrés

El estudio: método

Para el estudio, los investigadores dividieron a 169 hombres y mujeres en edad universitaria en tres grupos. Un grupo fue entrenado para mantener los palillos en la boca de una manera que causó que los músculos faciales estuvieran en una expresión facial neutral. Al segundo grupo se le enseñó a mantener los palillos en la boca de manera que imitaran una sonrisa estándar (que involucra solo los músculos alrededor de la boca). Al tercer grupo se le enseñó a mantener los palillos en la boca de manera que los músculos faciales y oculares se acoplaran para crear una sonrisa de Duchenne o genuina (una que usa músculos tanto en la boca como en los ojos).

Luego, mientras sostenían los palillos en la boca en las posiciones indicadas, se les pidió que realizaran tareas diseñadas para aproximarse a situaciones estresantes, como sumergir la mano en un cubo de agua helada. Se les adelantó que participarían en actividades multitarea, pero desconocían que las tareas estaban diseñadas para simular situaciones estresantes.Se registraron las frecuencias cardíacas y presión arterial de los participantes, junto con sus niveles de estrés, durante y después de realizar las tareas.

Los investigadores concluyeron que los participantes que sostenían los palillos en una posición de sonrisa, particularmente aquellos que tenían una sonrisa genuina o de Duchenne, tenían ritmos cardíacos más bajos tras de un período de recuperación después de las actividades estresantes que aquellos que tenían expresiones neutrales. A los que se les dijo expresamente que se suponía que debían sonreír tenían un ritmo cardíaco incluso ligeramente más bajo después de las actividades estresantes que a los que sostenían los palillos de una manera que los obligaba a sonreír, pero no se les dijo explícitamente que sonrieran.

El Dr. Pressman, coautor del estudio, dijo que también se observó una presión arterial más baja en general, pero no en todos los casos. Las mediciones de la presión arterial mostraron resultados similares al ser más bajos en promedio, pero la diferencia no fue estadísticamente significativa.

Estas conclusiones ponen de manifiesto que una sonrisa durante los momentos estresantes puede ayudar a reducir la intensidad de la respuesta al estrés del cuerpo, independientemente de si una persona realmente se siente feliz. Los resultados del estudio sugieren que la sonrisa en realidad puede influir en nuestro estado físico.

 

 

Comentarios

Deja un comentario