;

Los niños que crecen cerca de sus abuelos son más felices

Son varios los estudios que demuestran los beneficios mutuos que tiene la convivencia entre abuelos y nietos. La figura de los abuelos es clave en el núcleo familiar, unen a los miembros de la familia y ayudan a transmitir valores y enseñanzas muy útiles para el desarrollo de los más pequeños.

En Inglaterra y Gales quisieron probar con cerca de 1.600 niños de entre 11 y 16 años si realmente era bueno que crecieran cerca de sus abuelos y estudiaron muy de cerca los diferentes casos. Las conclusiones de los investigadores fueron más que positivas, ya que aquellos niños que crecen cerca de sus abuelos no sólo son más felices que el resto, sino que una estrecha relación entre ambos, amortigua los golpes duros de la vida en los más pequeños, les calman y les dan seguridad.

Según otro estudio del Institute for Fiscal Studies y la Nuffield Foundationlos abuelos que están junto a sus nietos los primeros años de vida hacen que éstos tengan mucha más seguridad emocional.

Por su parte, el beneficio también es para los más mayores de la familia, ya que además de aportarles mucho cariño, les hace sentirse mucho más activos, enérgicos y útiles e incluso, retrasa la aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Siempre se ha dicho que el tiempo es oro, y que es lo único que damos a los demás, que jamás vamos a recuperar, sin embargo el tiempo entre abuelos y nietos es mucho más que eso, es el tesoro más valioso que ambos van a tener en su vida.

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario