;

¡Los mayores somos dueños de nuestro tiempo!

Estar jubilados no significa que estemos acabamos ni mucho menos, cumplir los 65 es sólo un cambio de etapa, tener más tiempo para disfrutar de las cosas que verdaderamente nos gustan, cuidarnos por dentro y por fuera, quedar con nuestros amigos, viajar, conocer nuevas culturas y, en definitiva seguir aprendiendo.

Es cierto que muchas veces pensar en la jubilación nos da cierto vértigo precisamente porque no sabemos en qué gastar nuestro tiempo, pero una vez asumido, descubriremos millones de cosas por hacer que nos entusiasman, que nunca antes habíamos podido hacer y que ahora sí.

Un ejemplo de ello es quedar con amigos y familiares para dar una vuelta, hacer algo de ejercicio, apuntarse a talleres, merendar, ¡o lo que sea! Lo que está claro es que el tiempo que pasamos con ellos nos hace sentirnos mejor y más sanos.

Debemos superar la pereza, ponernos objetivos que podamos cumplir y celebrar nuestros logros con las personas que queremos. Al final, querernos a nosotros mismos y a los demás, cuidarnos, tomar decisiones y pedir consejos es una forma estupenda de controlar nuestra propia vida y, por supuesto de ser dueños de nuestro tiempo.

Nada como organizarse bien para sacar el máximo partido a todo lo que nos rodea. Sentirse bien con uno mismo es fundamental para estar bien con el resto y disfrutar de la vida.

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario