;

¿Es posible encontrar pareja en la Tercera Edad?

Dicen que el amor no tiene edad y es una gran verdad. Uno no sabe cuándo se va a enamorar del mismo modo que no puede elegir de quién. Muchas veces estamos totalmente cerrados a conocer a alguien y de pronto llega, sin que nos dé tiempo a hacernos preguntas y sin que nuestra cabezonería pueda rechistar ante nuestro corazón. Y es que, cuando manda este último, la razón no tiene nada que decir.

Pasados los 60 años somos expertos en muchas cosas. Hemos vivido lo bueno y lo malo de la vida y, por supuesto, conocemos casi todo del amor y el desamor… incluso la pérdida de la persona amada. Y es, precisamente, en estos malos momentos cuando cerramos nuestras puertas y nos negamos en rotundo a conocer a nadie.

Las pérdidas, ya sean por muerte del ser amado, por abandono o simplemente porque las cosas no funcionan, suponen unos procesos de dolor, adaptación, duelo, etc. por el que inevitablemente tenemos que pasar, pero después, conocer a alguien, divertirnos con esa persona, salir a cenar, a pasear o al cine no tienen nada de malo y si después surge el amor, ¡pues bienvenido sea!

Pero para conocer gente hay que sociabilizar y, afortunadamente, hay muchas maneras de hacerlo, te proponemos algunas:

  1. Actividades de ocio en grupo: los clubes deportivos, las clases de cocina o restauración y, por supuesto el baile nos ayudan a  conocer gente de nuestra edad que, para empezar, coincide en gustos y aficiones. Además, el vínculo que se obtiene en estas actividades es muy alto, ya que nos permite apreciar la personalidad del otro y mostrar la nuestra. De estas clases suelen salir grandes amistades y por supuesto, algún que otro romance.
  2. Viajes: son muchas las agencias que organizan viajes para grupos de personas mayores de 50 años con descuentos especiales y en excelentes hoteles, lo que supone una buenísima oportunidad de conocer lugares fabulosos y, ya de paso, gente con nuestra edad y nuestras preferencias. El Imserso también los organiza y los precios suelen ser más que asequibles a todos los bolsillos, lo único es que las fechas son más limitadas y las plazas también, pero con un poco de paciencia no hay nada imposible.
  3. Centros de la Tercera Edad: los ayuntamientos y comunidades autónomas destinan parte del presupuesto anual de los mayores a estos centros de ocio y tiempo libre. En ellos, los jubilados que estén inscritos pueden utilizar las instalaciones del centro, que suelen incluir una sala de juegos para jugar a las cartas, bingo o dominó, peluquería, gimnasio, comedor, clases de memoria, etc. Un lugar donde coincidir con mucha gente y donde seguro se encuentra afinidad con alguien.
  4. Planes con amigos: muchas veces buscamos lejos lo que tenemos al lado y eso también es aplicable a la amistad. Son muchas las personas que nos han acompañado a lo largo de nuestra vida. Unos se han ido quedando por el camino y otros permanecen y es bueno cuidarles y conservarles. La amistad es un regalo, lo es cuando somos jóvenes, pero también cuando vamos cumpliendo años.
  5. Aplicaciones móviles: algunas como Tinder, Meetic o eDarling están muy de moda ya que son muy sencillas de utilizar. Basta con que nos las descarguemos en nuestro Smartphone y rellenemos la información que nos solicitan y que es imprescindible para crear nuestro perfil público para que podamos comenzar a utilizarlas y conocer gente nueva. Lo bueno que tienen es que se puede filtrar a la gente según nuestros gustos, es decir, podemos especificar que queremos conocer hombres que tengan entre 50 y 70 años, que vivan en Sevilla y que sólo quieran compartir una relación de amistad. De esta manera, todos aquellos que estén buscando otra cosa no tendrán acceso a nuestro perfil.
  6. Páginas de Internet: mayormente.com es el mejor ejemplo de una web especializada en el público senior , con temas que interesan a los mayores de 50 años, chats, foros, etc. un lugar, en definitiva, en el que pasar un rato agradable y conocer gente estupenda ¡Qué os vamos a contar! ;-)

Foto: Shutterstock

Comentarios

Deja un comentario