;

Viajar estimula nuestro cerebro

Viajar es algo maravilloso, una experiencia que siempre nos aporta cosas buenas y pensar en ello justo ahora que algunos hemos terminado nuestras vacaciones, puede resultar, incluso estimulante, ya que tener una escapada en mente siempre nos ayuda a sentirnos mucho más motivados, sobre todo si hemos pasado parte del verano echando una mano en el cuidado de nuestros nietos.

Cuando viajamos hacemos mucho más ejercicio del habitual ya que andamos más con el fin de conocer más cosas, nos apuntamos a alguna que otra excursión interesante, tenemos tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, a nuestro cuidado, a nuestra belleza y también leemos más, vamos a museos, a teatros y realizamos muchas de estas actividades en grupo.

Viajar es bueno para todo, ya que conocer lugares nuevos es siempre algo apasionante. Todas las ciudades tienen rincones increíbles, espacios mágicos que nos aportan conocimiento y cultura.

Pero, además, de los beneficios físicos y sensoriales, algunos expertos añaden que viajar es bueno para nuestro cerebro, ya que elimina el estrés y aumenta la felicidad. Esto se debe, en gran parte a que cuando conocemos lugares nuevos, nuestro cerebro se pone en marcha y está en un proceso continuo de solución de problemas y superación de desafíos.

Con los viajes nos vemos obligados a aprender calles, hacer un mapa mental del lugar en el que estamos para poder situarnos e incluso, comunicarnos en otro idioma. Acciones del día a día que estimulan nuestro cerebro y nos hacen estar mucho más activos y sentirnos mejor.

No importa si es un viaje cerca o al otro lado del océano, si es sólo o en compañía, si es en invierno o en verano, al mar o a la montaña… viajar nos enriquece como personas y cuida nuestra salud.

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario