Todos contra el cáncer: prevenir, la mejor medicina

El 4 de febrero es el día mundial contra el cáncer, una de las principales causas de muerte en España. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en nuestro país, se registraron en 2015 un total de 247.771 nuevos tumores, una cifra que supera ya las estimaciones que se habían hecho para 2020.

Según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida, por eso es tan importante la sensibilización y la prevención, en la medida de lo posible, de esta enfermedad.

Aproximadamente el 40% de los cánceres se podrían evitar si se trataran a tiempo y si lleváramos unos hábitos de vida saludables. Aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y el control de esta enfermedad es fundamental para conseguir reducir el número de muertes.

En lo que se refiere a los hábitos de vida saludables, el tabaco, una mala alimentación, la falta de ejercicio físico, la obesidad, la exposición solar sin protección y la exposición a radiaciones en los lugares de trabajo son causa de la mayoría de los cánceres. Malos hábitos de nuestro día a día que se pueden cambiar fácilmente y que nos ayudarán, no solo a tener una vida mucho más sana, sino a evitar todo tipo de enfermedades.

En cuanto a la prevención, algunos cánceres envían señales de alarma que no debemos dejar pasar. Detectar un tumor maligno en una fase muy precoz puede resultar vital. Estos son algunos de los síntomas que debemos tener en cuenta según la Asociación Española contra el Cáncer (aecc):

  1. Un bulto, un nódulo, una úlcera o una herida que no cicatriza: no hay porque vivir con miedo a todo, pero debemos acudir al médico si notamos que ese bulto, llaga o herida no curan cuando deberían o duran más de lo habitual. Lo normal es que los bultos sean benignos, pero mejor descartar problemas mayores.
  2. Dolor persistente en el tiempo: en general, los dolores no tienen porqué estar ligados a un tumor, pero si el dolor dura mucho en el tiempo y no disminuye con analgésicos u otros medicamentos, lo correcto es acudir al médico para que tratarnos con mayor precisión.
  3. Si tenemos una mancha o lunar que cambia de tamaño o de forma: los melanomas se suelen caracterizar por asimetría, bordes irregulares, cambios de color, un diámetro mayor de 6 mm o variaciones de aspecto. Si nos ocurre algo parecido a alguno de estos síntomas, debemos pedir hora con nuestro dermatólogo, es la mejor manera de salir de dudas.
  4. Sangre o hemorragias: las más comunes son las vaginales, urinarias o del tubo digestivo y lo normal es que se deban a una infección en la orina, etc. pero si persisten, hay que hacerse cuanto antes un diagnóstico para que sea el médico quien estudie el origen del problema.
  5. La tos o ronquera persistente: sobre todo los que son o han sido fumadores deben tener especial cuidado con esto. En el caso de que se prolongue más de 15 días a pesar de estar tomando medicación, de debe acudir al otorrinolaringólogo.
  6. Cambios de hábitos urinarios o intestinales: el escozor, las ganas de orinar por la noche, pasar del estreñimiento a la diarrea, son cambios que deben consultarse con un médico para asegurarnos de que todo está bien.
  7. Pérdida de peso no justificada.

Nadie conoce el funcionamiento de nuestro cuerpo mejor que nosotros, por eso es vital que no dejemos a un lado los pequeños problemas que puedan surgirnos. Para luchar contra el cáncer, lo primero es prevenirlo y los segundo es mirar los problemas de frente, porque en caso de que haya que tratarlo siempre es mejor contar con el tiempo a nuestro favor.

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario