;

Las apariencias engañan ¡y esta casa centenaria más!

Su dueña es una anciana de 96 años que ha dedicado gran parte de su vida a decorar y cuidar con mucho mimo su hogar, una casa cargada de recuerdos y de emociones en la que cada detalle significa algo.

La vivienda se encuentra en Toronto (Canadá) y había pasado desapercibida hasta que su propietaria decidió ponerla en venta. Fue entonces cuando el comercial de la inmobiliaria encargado de venderla abrió la puerta y quedó fascinado con lo que allí había. Una auténtica joya digna de una película de época.

La casa por fuera tiene una apariencia normal, como cualquier otra de las de la zona por lo que no hace sospechar lo que esconde en su interior. Todas siguen un estilo muy parecido, cuentan con una o dos plantas de altura y un agradable jardincito para pasar el rato, la mayoría pintadas en blanco y con ese toque rustico de las casas de madera americanas, pero lo verdaderamente espectacular e inimaginable es su interior, en el que cada milímetro está perfectamente estudiado y diseñado por esta nonagenaria mujer.

Toda una vida le ha llevado poner a su gusto su hogar, con paciencia, eligiendo cada mueble, cada tela y bordando cada cortina, porque ella era costurera y eso se nota en la cuidada decoración de la casa y en la elección de los colores.

Ahora la casa se vende por 575 mil euros y aunque a su propietaria le da muchísima pena abandonar el que ha sido su hogar durante tantos años, sabe que quien la compre sabrá apreciar el valor que en ella se esconde.

Estas son algunas de las imágenes que muestran cómo es la casa por dentro y que confirman, que como en las personas, la verdadera belleza está en el interior…

casa-decorada_art

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario