20 trucos para ahorrar cada mes

Te sugerimos una serie de trucos para que (¡por fin!) las facturas te traigan una pequeña alegría. Son súper sencillos y fáciles de poner en práctica. Si eres constante, no tardarás en incorporarlos a tu rutina diaria y pronto te acostumbras. Y sobretodo, lo agradecerás.

La gran mayoría de los trucos que te sugerimos a continuación están básicamente enfocados a evitar el despilfarro de electricidad. Poniendo un poco de atención (muchas veces es una pura cuestión de sensatez), a la hora de encender luces, calefacción, electrodomésticos, etc., notaremos los beneficios en nuestra cuenta bancaria, y el medio ambiente también nos lo agradecerá

Ojo con la calefacción

1. Aleja las sillas y sofás de las ventanas, en lugar de subir la calefacción. Puede que el ambiente de la casa esté caldeado, pero la proximidad del vidrio nos aumenta la sensación de frío. Casi la mitad de las fugas de calor se producen por las ventanas. Las ventanas dobles o el doble cristal permiten ahorrar un 20% de gasto de energía.

2. Limpia los radiadores con frecuencia; la suciedad impide que el calor fluya.

3. Si la calefacción es comunitaria y nos resulta excesiva: cierra radiadores, pero nunca abras ventanas.

4. Si puedes graduar el termostato, no olvides reducir la temperatura en las habitaciones de la casa menos utilizadas. Ten en cuenta que por cada grado que aumente la calefacción se consume un 8% más de energía..

5. Para ventilar una estancia sólo hacen falta 10 minutos. ¡No te despistes, que se escapa la calefacción!

6. No cubras los radiadores porque se desaprovecha el calor que se genera.

La terrorífica factura de la luz

7. ¡Aprovecha al máximo la luz natural! Abre persianas, cortinas y que la luz solar ilumine todo el tiempo posible, que es gratuita y no contamina.

8. Ilumina las habitaciones con diferentes grupos de luz, en vez de optar por una iluminación total. Así tendrás encendidas solo las luces necesarias. Con este simple gesto podrías conseguir un ahorro de hasta el 20%.

9. Evita el despilfarro. Compra bombillas de bajo consumo, fíjate bien en la etiqueta energética, y piensa bien si puedes reducir el voltaje. ¡Ah! Y límpialas cuando estén frías, porque durarán más y emitirán más luz.

10. Apaga las luces cuando salgas de la habitación. ¡Esto es esencial!

Cuidado con los electrodomésticos

11. La instalación del frigorífico y del congelador es fundamental . Mantener limpia la parte de atrás, facilitar su ventilación e colocarlos en zonas alejadas de fuentes de calor (horno o cocina) puede suponer un ahorro del 15% de la energía consumida.

12. El hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento en el interior del frigorífico. Descongela antes de que la capa de hielo alcance los 3 mm. de espesor: podrás conseguir ahorros de hasta el 30%. Y no olvides comprobar que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y cierran bien; así evitarás pérdidas de frío.

13. Al cocinar: tapa las cacerolas durante la cocción y reducirás el consumo energético. Aprovecha el calor residual apagándolas 5 minutos antes de terminar la cocción. Pero sobretodo, si tienes olla a presión, ¡úsala! Aparte de ahorrar tiempo, se consume mucho menos20. Es el rey del consumo energético, así que mucho ojo con el horno:  Lo primero, úsalo solo para cocinar, no para descongelar ni para calentar. Segundo: no precalientes el horno si no hace falta. Y por último, no abras la puerta innecesariamente, baja la temperatura, consume más. Basicamente, tiras el dinero.

14. Lavar los platos a mano con agua caliente cuesta hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga.

15. El lavavajillas es, no obstante, uno de los electrodomésticos que más energía consume. Evita los programas de alta temperatura, utilízalo cuando esté completamente lleno, pero sin sobrecargarlo

16. Acostúmbrate a utilizar la lavadora totalmente cargada. Reducirás el consumo de energía, de agua, de detergente y, además, alargarás la vida del aparato. Usa ciclos económicos y cortos, así como programas de agua fría y centrifuga a alta velocidad . Un centrifugado a 1.200 revoluciones en lugar de 700, reduce en un 20% el consumo posterior de la secadora. Y si puedes tender, mejor que mejor.

17. No enchufes la plancha para una sola pieza de ropa porque el calentamiento requiere mucha energía.

18. Desconecta interruptores: por ejemplo del televisor, el video y el equipo de música. Si se apagan únicamente con el mando a distancia, algunos componentes siguen conectados y consumiendo.

 Cada gota cuenta

19. No dejes correr el agua mientras te lavas los dientes o las manos, al afeitarte o al lavarte la cabeza en la ducha. Y no olvides: ducha mejor que baño . Llenando la bañera se gastan cuatro veces más de agua y energía. Recuerda que puedes colocar en los grifos dispositivos que disminuyen el gasto, al reducir de entre 4 y 8 litros por minuto el suministro.

20. Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro ahorran una gran cantidad de agua. En caso de que nuestro inodoro no disponga de esta opción, se pueden introducir una o dos botellas en el depósito para reducir su capacidad.

 

Foto: Google imágenes

Comentarios

Deja un comentario