;

¿Estudias o trabajas?

A los mayores no nos queda otra que reinventarnos. Eso de los trabajos para toda la vida hace años que dejó de ser una realidad, pero después de la crisis ha quedado más patente que nunca.

Las cifras son alarmantes, según la Encuesta de Población Activa (EPA), casi la mitad de los desempleados de nuestro país son mayores de 45 años, además de ser los que menos ofertas laborales captan, sólo un 4%.

Así que toca ”reinventarse o morir”. De nada sirve quedarse en casa con los brazos cruzados. Los mayores somos un valor en alza y tenemos que demostrarles a los más jóvenes y a las empresas que nuestra experiencia y nuestra sabiduría son un grado.

Es cierto que los datos no corren a nuestro favor, los mayores de 45 años somos el grupo que más paro de larga duración arrastra, sin embargo, esto ha hecho que ”cojamos la sartén por el mango” y  abramos el abanico de posibilidades en otros sectores diferentes al que habíamos trabajado hasta ahora. Estudiar, formarnos, llamar a cientos de puertas y contactos no tiene porqué ser un lastre, sino el camino para demostrar cuánto valemos.

El esfuerzo y la constancia tienen premio, y la idea de que nos digan que no, no debe desanimarnos, sólo hay que ser positivos y pensar que el no es la puerta de un sí.

¿Estudias o trabajas? Ya no es sólo una pregunta para jóvenes, los mayores seguimos ampliando nuestro curriculum, y volver a estudiar ya cumplidos los 45 puede convertirse en la mejor inversión de nuestra vida.

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario