Cosmética, productos de nuestra cocina

Nuevamente echamos mano de los trucos caseros, en esta ocasión daremos los aplicaremos a tratamientos de belleza, higiene y estética.

Cabello. Para lograr mantener nuestra melena brillante deberemos verter sobre el pelo mojado un vaso de vinagre, justo antes del último aclarado. Esto no sólo aportará brillo al pelo sino que, además, nos protege frente a los temidos piojos. Si, además, queremos evitar la aparición de caspa o de la grasa en nuestro cuero cabelludo: añadiendo bicarbonato en nuestro champú habitual lo lograremos.

Batiendo un huevo con aceite de oliva no sólo podremos hacer mayonesa sino una magnífica mascarilla hidratante para el cabello. La clara del huevo también nos servirá, llevada al punto de nieve, para estilizar nuestra melena. Y para que tenga volumen: un vaso de cerveza en el último aclarado.

¿Se te abren las puntas con mucha facilidad? Apunta: antes de dormir, moja las puntas en aceite de oliva, envuélvelas con un gorro de ducha y a la mañana siguiente lávalas.

Piel. Un método muy eficaz contra la aparición de estrías es aplicar aceite de oliva sobre las partes de nuestro cuerpo más susceptibles de sufrir estas antiestéticas ”rayas”, ya que hidrata y proporciona elasticidad a nuestra piel.

A falta de un tratamiento exfoliante, o de una de esas ”carísimas” cremas, mezcla azúcar con gel y frota la piel con esta mezcla, eliminará una gran cantidad de células muertas. También se puede mezclar dos cucharadas de miel con almendras picadas y una cucharada de zumo de limón, pasarlo por la piel y enjuagar con agua caliente. Por otra parte, para eliminar la grasa de nuestra piel, mojar un algodón en un vaso de agua con 12 gotas de limón y pasarlo por la cara. Frotar una naranja por el cuerpo al salir de la ducha deja la piel como la seda.

Ojos y labios. Si frotas los labios con un cepillo de dientes a modo de exfoliante y luego los embadurnas con una capa de miel, quedarán jugosos. En cuanto a las pestaña, para lograr que estén fuertes, masajéalas con aceite de oliva y deja que actúe durante toda la noche para que se hidraten y fortalezcan. Y contra las ojeras, dos bolsitas frías de manzanilla hervida durante 10 ó 15 minutos sobre los ojos, y ¡listo!

De este modo, sin necesidad de tener que ir a ningún centro de belleza ni de comprarnos mil productos podremos estar mejor y, además, como los productos caseros no tienen conservantes y son de usar y tirar, son más sanos y ecológicos.

Comentarios

Deja un comentario