;

3 manualidades terroríficas para hacer con nuestros nietos en Halloween

Hoy es 31 de diciembre o lo que es lo mismo, el día de los Difuntos. Para muchos una festividad católica que precede al día de Todos los Santos o lo que en los países de habla inglesa se conoce como Halloween, que proviene de la expresión All Hallow`s Eve o lo que es lo mismo, víspera de Todos los Santos.

Pero además del significado puramente religioso que evoca este día y en el que especialmente los más mayores aprovechamos para recordar a los que ya no están con nosotros, Halloween también se vincula a una festividad pagana en la que la gente se disfraza de esqueletos, fantasmas, muertos vivientes, brujas o calaveras y que aunque tiene su origen en Irlanda, se ha extendido por todo el mundo. Un día especial para los amantes de las películas de terror y los conjuros, pero también para los que quieren pasar una divertida y asustadiza fiesta de disfraces.

Las telas de araña, las calaveras, las lápidas y las calabazas decoran las calles, restaurantes, cines y comercios de todas las ciudades y nosotros hemos querido sumarnos a esta moda y te contamos 4 ideas para decorar tu casa con tus nietos estos días…

1. Chapas de refrescos decoradas con calaveras:

Necesitamos: tijeras, pincel, lápiz, esmalte de uñas de color negro, un folio, pegamento transparente y chapas metálicas. Cómo hacerlo: primero pintamos las chapas con el esmalte y las dejamos secar, mientras dibujamos en el folio varias calaveras del tamaño de las chapas y las recortamos, y por último pegamos las calaveras en la chapa y ponemos el pegamento con el pincel tanto para pegar el papel como para “barnizarlo” después. ¡A los más pequeños les encantará la idea! No da nada de miedo y es un plan muy divertido para hacer con los abuelos.

Necesitamos: tijeras, pincel, lápiz, esmalte de uñas de color negro, un folio, pegamento transparente y chapas metálicas. Cómo hacerlo: primero pintamos las chapas con el esmalte y las dejamos secar, mientras dibujamos en el folio varias calaveras del tamaño de las chapas y las recortamos, y por último pegamos las calaveras en la chapa y ponemos el pegamento con el pincel tanto para pegar el papel como para “barnizarlo” después. ¡A los más pequeños les encantará la idea! No da nada de miedo y es un plan muy divertido para hacer con los abuelos.

2. Murciélagos de cartulina:

Necesitamos: cartón del papel higiénico, cartulina, cola, tijeras, pincel, pintura negra (o esmalte de uñas negro) y una vela pequeña. Cómo hacerlo: dejamos caer la cola por los bordes del cartón del papel higiénico y dejamos que se seque. Una vez seca, podemos repetir este proceso para hacer que queden más “chorretes” y los dejamos una vez más que se sequen. Después, procedemos a pintar por encima utilizando la pintura negra o el esmalte de uñas. Mientras se seca, recortamos la cartulina haciendo un círculo prácticamente del mismo tamaño que el tubo de cartón del papel higiénico, de tal manera que sirva de base y lo pegamos en la parte de abajo para, por último introducir la vela. Esta manualidad no debe hacerse con niños muy pequeños, ya que hay que tener cuidado con la cola. Tampoco debemos dejar las velas encendidas, simplemente es una decoración pero hay que tener mucho cuidado con los incendios. Recordad que un simple descuido puede provocar un incendio.

Necesitamos: cartón del papel higiénico, cartulina, cola, tijeras, pincel, pintura negra (o esmalte de uñas negro) y una vela pequeña. Cómo hacerlo: dejamos caer la cola por los bordes del cartón del papel higiénico y dejamos que se seque. Una vez seca, podemos repetir este proceso para hacer que queden más ”chorretes” y los dejamos una vez más que se sequen. Después, procedemos a pintar por encima utilizando la pintura negra o el esmalte de uñas. Mientras se seca, recortamos la cartulina haciendo un círculo prácticamente del mismo tamaño que el tubo de cartón del papel higiénico, de tal manera que sirva de base y lo pegamos en la parte de abajo para, por último introducir la vela. Esta manualidad no debe hacerse con niños muy pequeños, ya que hay que tener cuidado con la cola. Tampoco debemos dejar las velas encendidas, simplemente es una decoración pero hay que tener mucho cuidado con los incendios. Recordad que un simple descuido puede provocar un incendio.

3. Velas negras:

Necesitamos: cartón del papel higiénico, cartulina, cola, tijeras, pincel, pintura negra (o esmalte de uñas negro) y una vela pequeña. Cómo hacerlo: dejamos caer la cola por los bordes del cartón del papel higiénico y dejamos que se seque. Una vez seca, podemos repetir este proceso para hacer que queden más “chorretes” y los dejamos una vez más que se sequen. Después, procedemos a pintar por encima utilizando la pintura negra o el esmalte de uñas. Mientras se seca, recortamos la cartulina haciendo un círculo prácticamente del mismo tamaño que el tubo de cartón del papel higiénico, de tal manera que sirva de base y lo pegamos en la parte de abajo para, por último introducir la vela. Esta manualidad no debe hacerse con niños muy pequeños, ya que hay que tener cuidado con la cola. Tampoco debemos dejar las velas encendidas, simplemente es una decoración pero hay que tener mucho cuidado con los incendios. Recordad que un simple descuido puede provocar un incendio.

Necesitamos: cartón del papel higiénico, cartulina, cola, tijeras, pincel, pintura negra (o esmalte de uñas negro) y una vela pequeña. Cómo hacerlo: dejamos caer la cola por los bordes del cartón del papel higiénico y dejamos que se seque. Una vez seca, podemos repetir este proceso para hacer que queden más “chorretes” y los dejamos una vez más que se sequen. Después, procedemos a pintar por encima utilizando la pintura negra o el esmalte de uñas. Mientras se seca, recortamos la cartulina haciendo un círculo prácticamente del mismo tamaño que el tubo de cartón del papel higiénico, de tal manera que sirva de base y lo pegamos en la parte de abajo para, por último introducir la vela. Esta manualidad no debe hacerse con niños muy pequeños, ya que hay que tener cuidado con la cola. Tampoco debemos dejar las velas encendidas, simplemente es una decoración pero hay que tener mucho cuidado con los incendios. Recordad que un simple descuido puede provocar un incendio.

Estos son sólo tres ejemplos de manualidades que puedes hacer con tus nietos, pero tenemos muchos más para mostrarte que ya hemos ido publicando en anteriores artículos: pincha aquí para ver otras.

Foto: Google Imágenes

Comentarios

Deja un comentario