;

Perfumes a nuestra medida

En pleno corazón de Manhattan, dos jóvenes talentos de la perfumería, formados en Hermes, han creado Le Labo: una perfumería a la medida del cliente. Esta singular tienda nos ofrece, en algo tan personal como un perfume, fragancias individualizadas con nuestro nombre propio en la etiqueta.

Fabrice Penot y Edouard Roschi estaban cansados de que la exclusividad y el cuidado que requieren los perfumes se hubiesen dejado de lado, hasta el punto de ser productos de supermercado. Su objetivo era crear un espacio en el que compartir con los clientes los entresijos de crear un perfume, convirtiéndolos en expertos perfumistas más que en meros consumidores. Para ello, desarrollaron, 11 fragancias como base de los perfumes que se pueden crear en su local.

Una de sus máximas es la mezcla en directo, así en Le Labo no encontraremos perfumes ya preparados ni embotellado, a la espera de que cada cliente decida cuál es su exclusiva fragancia. De momento, las creaciones que se han hecho más famosas son Fleur d’Oranger 27, Jasmin 17 y Rose 31.

A pesar de su aún corta vida en Nueva York, pues sólo lleva abierta ocho meses, ya cuenta entre sus clientes a actrices como Kirsten Dunst y Ludivine Sagnier, y la idea ha llegado hasta a los almacenes Barneys. El próximo mes de marzo abrirán en París, en abril en Tokio y en otoño en Londres.

Comentarios

Deja un comentario