¿Dieta Navideña?

Las vacaciones no suelen, ni tampoco deben, ser época de renuncias en la mesa. Entre el abuso de caprichos gastronómicos y la estricta abstinencia, podemos disfrutar de los deliciosos productos que definen a estas Fiestas sin poner en peligro nuestra salud y dieta. El secreto es una sola palabra: la moderación, conseguirla ya es otra cosa…

Para ayudarte, te facilitamos algunos consejos:

  • Planificación y organización en las comidas. En Navidad las comidas son el centro de reuniones con amigos y familiares. Cuando se trata de cenas, es recomendable hacer comidas más ligeras y viceversa, pero nunca omitir ninguna de las comidas fundamentales del día ya que puede resultar contraproducente y generar ansiedad.
  • Menús alternativos. Opta en las celebraciones centrales por cocinar carnes magras o con poco contenido en grasas como el pollo y el pavo sin piel, o el solomillo de cualquier tipo de carne, por ejemplo la de ternera, la de buey, la de caballo o la de cerdo: o ricas recetas de pescados al horno o guisados con verduras. Evita las salsas; sustituye recetas que incluyen los fritos, rebozados y empanados por otras en los que los alimentos estén cocidos, al vapor o a la plancha; apuesta por aperitivos menos calóricos como las gambas, berberechos, mejillones, frutos secos…
  • Postres caseros y diferentes. Si los hacemos nosotros mismos en más fácil controlar los ingredientes y, aunque no vayan a ser Light, evitamos ingerir los colorantes y conservantes que puedan llevar los dulces y postres comprados. También podemos sorprender con postres de frutas de temporada que harán las delicias de los comensales sin menospreciar el cuidado de su dieta alimenticia. Los polvorones, roscón, barquillos, mantecados, mazapanes, panetones y alfajores no son alimentos prohibidos, aunque tampoco deben ingerirse a todas horas durante estas fiestas.
  • Brindis casi “sin”. La moderación a la hora de beber alcohol debe ser una constante durante todo el año, pero más aún en épocas festivas ya que las bebidas alcohólicas suelen estar muy presentes. Además de afectarnos gravemente a la hora de conducir y mermar nuestras facultades, contienen muchas calorías, más aún si las mezclamos con bebidas energéticas o con cafeína.

En definitiva, practicar la mesura en la mesa, signo de buen gusto y disfrute gastronómico.

Comentarios

Deja un comentario