Parece que llegó el verano…

Aunque suene al mismo sermón de cada año llegado el periodo estival, atiende a las precauciones pero que éstas no dominen tus vacaciones. Empezando por la climatología y terminando por las advertencias sobre lo peligrosa que resulta esta época para las relaciones familiares, los expertos y las encuestas propias de esta época nos preparan para las vacaciones.

La semana pasada ya conocíamos la previsión meteorológica, a grandes rasgos, de los próximos meses de julio y agosto. Y parece que, al menos en España, nos libraremos de las olas de calor que en los últimos años vienen produciéndose. Sin embargo, el verano sí que traerá temperaturas muy altas en Europa que afectarán al área del Mediterráneo, según las últimas predicciones de las que dispone el Instituto Nacional de Meteorología (INM). A pesar de que las previsiones a largo plazo son poco fiables, si hay algo claro es que seguro que vamos a pasar calor.

La cuestión está en que ese calor, cada año mayor, no afecte a nuestra salud y para prevenir y que no ocurra como en el año 2003, los médicos nos recomiendan mantenernos bien hidratados. Beber agua, refrescos, tomar helados y alimentos ricos en agua como las frutas y verduras frescas.

También debemos protegernos de los efectos perniciosos de los rayos ultravioleta sobre nuestra piel. Los expertos aconsejan evitar las horas en las que el sol aprieta con más fuerza –de 12:00 a las 16:00 horas-; aplicar sobre la piel protección suficiente para que no se queme; y a la vuelta: una ducha fría y mucha crema hidratante.

Otro cantar es el mantener la buena salud de las relaciones de la pareja y en familia. Al menos eso nos dicen los estudios estadísticos que al terminar el verano nos anuncian que también terminan muchos matrimonios. La convivencia durante esos días se hace difícil, ¿demasiado tiempo juntos? ¿el roce no hace el cariño?

Bromas aparte, disfruta de las vacaciones y ¡cuidado en la carretera!

Comentarios

Deja un comentario