Mel Gibson, director y actor senior de éxito

El pasado viernes se estrenó en las salas de cine españolas la película Apocalypto, la cuarta obra como director del también actor Mel Gibson. El film cuenta los últimos días de la civilización maya y ha llegado precedida de una gran polémica, no sólo por las grandes dosis de violencia que contiene sino también por los últimos escándalos protagonizados por Gibson.

Polémicas aparte, este atractivo actor neoyorquino continúa dando de qué hablar, independientemente de por su vida personal, por su labor artística dentro del séptimo arte. Desde que en 1977 comenzase su carrera artística en el teatro, Mel Gibson no ha parado y parece que aún nos queda mucho por ver de este actor y director cinematográfico.

Mad Max I y II, de 1979 y 1985 respectivamente, le lanzaron y consagraron como actor, convirtiéndose en sinónimo de éxito para las películas en las que ha participado. Dentro de su carrera como actor destacan: El año que vivimos peligrosamente (1982), las cuatro películas de la saga de Arma Letal¸ Maverick (1994), El Hotel de un millón de dólares (1999), El Patriota y ¿En qué piensan las mujeres? (2000), entre otras.

Sin embargo, y sin menospreciar como actor a Gibson, los mejores resultados tanto en taquilla como en calidad artística los ha conseguido en su faceta de director. Se estrenó en éste menester en 1993 con El hombre sin rostro, film que también protagoniza. Una interesante película que analiza la relación que entablan dos personajes marginados de la sociedad: un joven estudiante poco sociable, y un profesor con el rostro desfigurado.

Con Braveheart (1995) Gibson logra el reconocimiento que su carrera merece siendo premiado con dos Oscars, Mejor película y Mejor director. En esta ocasión, vuelve a interpretar el papel protagonista, William Wallace, un rebelde escocés que lidera una revuelta popular contra el gobernador inglés, que quiere conseguir para él la corona de Escocia.

Unos 50 millones de dólares, de su propio bolsillo, se ha gastado Mel Gibson para recuperar la extinta cultura maya. Grabada en maya, Apocalypto está ambientada entre los años 700 y 950 antes de Cristo, periodo de mayor esplendor y a la vez final de esta cultura. De similares características, aunque no por su argumento, fue su anterior producción La Pasión de Cristo (2004), a la que dedicó muchos años de investigación, está grabada en hebreo y con un presupuesto de 30 millones de dólares.

El actor con los ajos más azules de Hollywood, después, por supuesto, de Paul Newman, es incombustible ¿Con qué nos sorprenderá en el futuro?

Comentarios

Deja un comentario