La vida laboral de las generaciones senior

Tan sólo un 2% de los mayores de 65 años españoles continúa en activo, según el Informe de Personas Mayores 2006 elaborado por el Ministerio de Trabajo. El aumento de la esperanza de vida en España -83 años para las mujeres y de 76,3 para los varones- parece que no se ha hecho notar aún en la prolongación de la vida laboral. Muy al contrario, la tendencia que siguen los seniors es la jubilación anticipada. No obstante, los motivos por los que los mayores de 65 años pueden y dejan de trabajar pronto habrán pasado a la historia.

La edad legal para jubilarse en nuestro país es, generalmente, a los 65 años, y la efectiva, está en una media de 63, dos años antes. Teniendo en cuenta, por un lado, que la jubilación anticipada retira del mercado laboral a 50.000 personas al año, que la esperanza de vida aumenta y las índices de natalidad crecen a muy lento ritmo; de seguir así, cada español podría pasar más de quince años de su vida sin trabajar. Algo muy difícil de mantener.

Por otra parte, ese 2% de los mayores que deciden continuar trabajando son, en su mayoría, profesionales que se dedican a la dirección de empresas o la Administración pública o científicos e intelectuales. De esta forma, España va perdiendo potencia laboral con la retirada de más de siete millones de personas, un 16,7% de la población; y nos sitúa tras Hungría, Eslovaquia y Francia, entre los países con menor tasa de ocupación entre trabajadores veteranos.

Entre los motivos que han permitido hasta este momento la masiva aplicación de los planes de jubilación anticipada destaca unos mejores niveles de vida. En este sentido, el estudio revela que el 89% de las parejas que superan el umbral de los 65 años tiene una casa en propiedad; el 58% puede afrontar gastos imprevistos; y más de la mitad se puede permitir al menos una semana de vacaciones al año. Por tanto, disfrutan de un nivel de vida estable, protegidos de contratiempos económicos, y pueden decidir entre la jubilación anticipada o continuar trabajando sin motivaciones principalmente económicas.

Sin embargo, las siguientes generaciones, como los cercanos a los 50, no se encuentran en la misma situación y su salario continúa siendo necesario como fuente de ingresos principal en el hogar.

¿Cuál es tu situación?

Comentarios

Deja un comentario