Ventajas del jardín ecológico

Es lo último en jardinería. Plantar un jardín ecológico es beneficioso para el medio ambiente y, por tanto, para nosotros mismos.

Además de las flores y plantas que solemos incluir en el jardín tradicional, en el ecológico se plantan frutas y verduras, en las que nunca encontraremos restos de pesticidas o productos químicos, dañinos para nuestra salud. Sin embargo, éste no es la principal ventaja de cultivar este tipo de espacios verdes.

Al dejar de usar diferentes productos no naturales en el cuidado de nuestro jardín contribuimos a que haya menos químicos en nuestro entorno. Cuando éstos son utilizados se corre el riesgo de que lleguen a través del aire al agua que bebemos u otros productos alimenticios que, posteriormente, consumimos, como a los animales.

En nuestros alimentos ecológicos, además, no existirán restos de fertilizantes sintéticos ya que en su cuidado se emplean abonos naturales y compuestos minerales que hacen más saludables las frutas y verduras. Y es que la jardinería ecológica es 100% natural.

Los productos naturales ganan en sabor. Por ello, los alimentos ecológicos tienen mejor aspecto, color y sabor sin necesidad de que se les añadan colorantes ni otros complementos químicos que puedan modificar sus propiedades de origen. Así, también se mantienen todas las vitaminas que contenga el alimento sin que pierda nada en su cultivo y mantenimiento.

Pero no sólo conserva sus propiedades nutritivas sino que las mejora. El motivo es que el suelo ecológico, alimentado naturalmente, es rico en minerales y vitaminas. ¿A qué esperas para plantar tu propio jardín ecológico?

Comentarios

Deja un comentario