El elemento de la discordia

En contra de la idea más extendida que apunta a las creencias religiosas y el control sobre el petróleo como las principales causas de guerras en el mundo, un reciente estudio del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Cataluña asegura que el 75% de los conflictos mundiales están relacionados con la posesión y acceso al agua.

Dicha investigación, dada a conocer en una reunión celebrada la pasada semana en Barcelona entre rectores de 22 universidades europeas y asiáticas, apunta, asimismo, a que los conflictos internacionales relacionados con el control del agua superan con creces a los provocados por el dominio y comercialización del petróleo.

Los expertos que han elaborado este estudio consideran que los problemas por el agua irán en aumento. Las desigualdades ya existentes entre las diferentes regiones del planeta, secas y húmedas, se han ido acentuando con los efectos del cambio climático. Así, mientras unas zonas se inundan por las lluvias torrenciales, otras hace años que no ven caer agua.

Por otra parte, no hace falta ir muy lejos para ver un ejemplo de los enfrentamientos que se producen por el control de este recurso natural. Sin llegar al extremo bélico, en nuestro país el problema de la escasez del agua enfrenta constantemente a varias comunidades autónomas, unas que no quieren que la que discurre por su región salga de la misma, y otras que reclaman ayudas contra la sequía.

Comentarios

Deja un comentario